Barcelona 93 218 26 54 - Madrid 698 443 653 - Sevilla 955 548 839

Viajes para la Tercera Edad: los mejores
destinos para viajar

Actualizado el lunes, 1 enero, 2024

Viajar en la tercera edad es una experiencia enriquecedora que no solo ofrece la oportunidad de descubrir nuevos lugares, sino que también beneficia la salud física y mental. La importancia de mantenerse activo y en constante movimiento es algo que cada vez tenemos más presente, por eso cada vez más personas de la tercera edad están optando por destinos turísticos adaptados a sus necesidades. Teniendo esto en cuenta, a continuación veremos algunos de los mejores destinos de viajes para la tercera edad en España.

Tenerife: naturaleza y gastronomía únicas   

Tenerife es un destino ideal para los adultos mayores, ya que ofrece una combinación perfecta de naturaleza y gastronomía. Conocida por su impresionante paisaje volcánico, Tenerife cuenta con el majestuoso Teide, el pico más alto de España, que ofrece vistas impresionantes y numerosas rutas de senderismo fáciles de recorrer. Además, la isla cuenta con una gran variedad de flora y fauna que se puede disfrutar en parques naturales como el Parque Nacional del Teide o la Reserva Natural Integral de Pinolere.

Para los mayores, estos entornos naturales son ideales, ya que ofrecen actividades al aire libre no muy exigentes físicamente, pero sí muy enriquecedoras a nivel sensorial. Además, la isla tiene una infraestructura turística bien desarrollada, con servicios y facilidades accesibles, garantizando una experiencia cómoda y segura para los viajeros de la tercera edad. La serenidad y belleza del entorno natural de Tenerife, combinada con su cultura acogedora, hacen de la isla un lugar perfecto para las personas de la tercera edad.

En lo que respecta a la gastronomía, Tenerife ofrece una deliciosa fusión de sabores que son un reflejo de su rica cultura. Uno de los platos más emblemáticos de la isla son las “papas arrugadas“, el “mojo picón“, una salsa picante a base de pimientos rojos o verdes, ajo, vinagre y especias. Otro elemento destacado de la cocina tinerfeña es el pescado fresco, siendo el “cherne” (mero) una opción popular, a menudo preparado a la plancha o en guisos sabrosos.

La influencia de la cocina tradicional canaria se manifiesta en platos como el “gofio“, un tipo de harina tostada de maíz o trigo, que se utiliza en diversas preparaciones, desde sopas hasta postres. Los quesos locales, como el queso de cabra, son también una delicia, perfectos para degustar con un buen vino de la región.

Los postres no se quedan atrás, con dulces como el “bienmesabe“, hecho de almendras, y el “frangollo”, un postre a base de maíz, ambos reflejan la dulzura y la tradición de la isla. 

San Sebastián: arte, arquitectura y encanto costero   

San Sebastián, una joya en el norte de España, combina arte, arquitectura y un encantador ambiente costero, ideal para los viajeros de la tercera edad. La ciudad es famosa por su impresionante arquitectura, con edificios emblemáticos como el Teatro Victoria Eugenia y el Ayuntamiento, que los visitantes pueden admirar a través de paseos tranquilos por sus calles.

Las playas de San Sebastián, especialmente la famosa Playa de la Concha, son accesibles y ofrecen la oportunidad de relajarse junto al mar. En el ámbito cultural, San Sebastián alberga numerosos museos y galerías, muchos de los cuales son fácilmente accesibles para mayores. La gastronomía local es otro punto destacado, con una variedad de restaurantes que ofrecen desde pintxos tradicionales hasta platos de alta cocina, todos accesibles y acogedores para los visitantes de edad avanzada.

Además, San Sebastián acoge numerosos festivales, entre los que destaca el famoso Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que atrae a cineastas y aficionados de todo el mundo. La ciudad también es hogar de numerosas galerías y museos, como el Tabakalera, un centro de cultura contemporánea, y el Museo de San Telmo, donde se puede apreciar el arte y la historia vasca.

Sevilla: el tesoro cultural del sur de España   

Sevilla es un destino enriquecedor para los viajeros de la tercera edad. Esta ciudad encantadora destaca por su impresionante arquitectura, visible en sus monumentos históricos como la majestuosa Catedral de Sevilla, uno de los ejemplos más notables del gótico en España, y el Real Alcázar, un palacio fortificado que es un testimonio del arte mudéjar. Los visitantes pueden sumergirse en la historia mientras pasean por el barrio de Santa Cruz, antiguo barrio judío de la ciudad, donde las calles angostas y laberínticas conducen a plazas ocultas llenas de encanto.

Por otra parte, el flamenco, patrimonio inmaterial de la humanidad, tiene en Sevilla uno de sus máximos exponentes. Los viajeros de la tercera edad pueden disfrutar de este arte en los numerosos tablaos de la ciudad, que ofrecen espectáculos auténticos en entornos accesibles y acogedores. La experiencia se complementa con la rica gastronomía sevillana, donde bares y restaurantes ofrecen desde tapas clásicas hasta platos innovadores, siempre en ambientes amigables para los mayores.

Dado el clima cálido de Sevilla, se recomienda visitar en primavera u otoño para evitar las altas temperaturas del verano. En cuanto a alojamiento, la ciudad ofrece opciones que van desde hoteles de lujo hasta alojamientos más modestos, muchos con fácil acceso y servicios adaptados para la tercera edad. 

El Valle de Arán: un paraíso natural en los Pirineos

El Valle de Arán, situado en el corazón de los Pirineos, es un destino de ensueño para aquellos que buscan disfrutar de la naturaleza en su estado más puro. Este valle, con sus paisajes alpinos y frondosos bosques, ofrece una vista espectacular de montañas nevadas, ríos cristalinos y pequeños pueblos con encanto. Su entorno natural es ideal para la tercera edad, porque ofrece la oportunidad de realizar actividades al aire libre adaptadas, como paseos suaves por senderos bien señalizados y áreas de fácil acceso para disfrutar de la observación de la naturaleza.

La gastronomía del Valle de Arán es otro de sus atractivos. Destaca por platos tradicionales que utilizan ingredientes frescos y locales. Los mayores pueden degustar desde guisos caseros hasta ensaladas ligeras y saludables, perfectos para mantener una dieta equilibrada mientras disfrutan de los sabores autóctonos de la región.

Respecto al clima, el Valle de Arán presenta inviernos nevados ideales para el esquí y veranos frescos perfectos para el senderismo. La mejor época para visitar dependerá de las actividades que se deseen hacer; el otoño es especialmente recomendable por su clima templado. Además, para los amantes del senderismo, el Valle ofrece rutas adaptadas para la tercera edad, que permiten explorar la belleza del paisaje a un ritmo cómodo y seguro. Estos senderos están bien mantenidos y señalizados, proporcionando una experiencia enriquecedora y accesible.

¿Te quieres jubilar, pero la pensión no es suficiente? En Vittalias te ofrecemos un complemento a tu pensión a través de la renta vitalicia o la hipoteca inversa.


Referencias consultadas para realizar el artículo:

https://estudiosturisticos.tourspain.es/index.php/ET/article/view/1064

https://estudiosturisticos.tourspain.es/index.php/ET/article/view/562

https://dugi-doc.udg.edu/handle/10256/9119

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.