Barcelona 93 218 26 54 - Madrid 698 443 653 - Sevilla 955 548 839

Todo lo que debes saber sobre pensiones de clases pasivas      

Actualizado el lunes, 1 enero, 2024

Si eres un empleado del sector público en España, es probable que estés cubierto por el régimen de clases pasivas y que estés interesado en obtener una pensión cuando te jubiles. Pero, ¿qué es realmente el régimen de clases pasivas y cómo afecta a tus futuras pensiones? A continuación te contaremos lo que necesitas saber sobre las pensiones de clases pasivas en España.  Entender el sistema de pensiones de clases pasivas es un punto clave para planificar tu jubilación y asegurarte de contar con los recursos necesarios para mantener tu calidad de vida una vez que dejes de trabajar. 

¿Qué son y cómo funcionan las pensiones de clases pasivas en España?   

Las pensiones de clases pasivas en España constituyen un régimen especial de la Seguridad Social diseñado para colectivos específicos. Este sistema garantiza protección en casos de retiro, incapacidad y muerte. Entre los beneficiarios se encuentran funcionarios públicos, militares y personas en ciertos cargos de relevancia.

Este régimen incluye distintas modalidades de pensiones y jubilaciones:

  • Pensión de retiro: disponible para funcionarios con al menos 15 años cotizando en cargos estatales.
  • Retiro forzoso: se alcanza a los 65 años con un mínimo de 30 años de servicio público, con excepciones para ciertos profesionales.
  • Retiro voluntario: posible desde los 60 años con 30 años de servicio en el sector estatal.
  • Jubilación por incapacidad: para aquellos que no pueden continuar en su función debido a lesiones o enfermedades permanentes.

El cálculo de estas prestaciones se basa en el “haber regulador”, que considera los años completos de servicio del funcionario. Este sistema se diferencia del régimen general de la Seguridad Social en varios aspectos, incluyendo los años de servicio necesarios y la forma en que se calcula la pensión​.

Beneficios y requisitos de las pensiones de clases pasivas   

Las pensiones de clases pasivas en España ofrecen una serie de beneficios y servicios adicionales a sus beneficiarios, más allá de la pensión de jubilación. Entre estos beneficios destacan la asistencia sanitaria y farmacéutica, cubiertas por la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface). Esta cobertura incluye también subsidios por incapacidad temporal, y prestaciones económicas para aquellos jubilados por incapacidad permanente en condiciones de gran invalidez.

Además, el régimen contempla ayudas económicas especiales para situaciones de incapacidad temporal prolongada y para trabajadores que hayan sufrido lesiones invalidantes. También existen prestaciones destinadas a los beneficiarios de trabajadores fallecidos, como cónyuges, hijos y padres, que incluyen apoyo económico y servicios adicionales.

Para acceder a estos beneficios, los trabajadores deben cumplir con requisitos específicos. Estos incluyen un número mínimo de años de servicio en el sector público y condiciones particulares de retiro. Por ejemplo, la pensión de retiro requiere al menos 15 años de servicio, mientras que el retiro forzoso se alcanza a los 65 años con un mínimo de 30 años de servicio. Además, hay opciones de retiro voluntario y jubilación por incapacidad, cada una con sus propias condiciones y requisitos.

Estos beneficios y requisitos reflejan la naturaleza especial del régimen de clases pasivas, diseñado para ofrecer una protección integral a sus miembros, abarcando desde la salud hasta la seguridad económica en la jubilación.

Diferencias entre las pensiones de clases pasivas y de la seguridad social   

Las principales diferencias entre las pensiones de clases pasivas y de la seguridad social tiene que ver con la cotización, la edad de jubilación, los porcentajes reductores sobre la base y la jubilación demorada.

Cotización

En el Régimen de Clases Pasivas (RCP), la cotización se basa en el “haber regulador”, que se determina por la categoría del funcionario, no por su sueldo real, como en el Régimen General de la Seguridad Social (RGSS). Esto suele dar como resultado una menor cuantía de la pensión en comparación con el RGSS, donde se consideran las bases de cotización de los últimos 25 años para el cálculo de la pensión​​.

Edad de jubilación

La edad de jubilación ordinaria en el RCP es a los 65 años, mientras que en el RGSS variará entre 65 y 67 años a partir de 2027, dependiendo de los años cotizados. En cuanto a la jubilación anticipada, en el RGSS es posible entre los 63-65 años, mientras que en el RCP se permite desde los 60 años, con un sistema de cómputo diferente para los coeficientes reductores aplicables a la pensión en caso de retiro anticipado​​.

Porcentajes reductores sobre la base

 Los porcentajes aplicados a la base para calcular la pensión final varían entre ambos regímenes. En el RGSS, los porcentajes reductores son generalmente más favorables, especialmente para carreras laborales de menos de 35 años. En el RCP, los porcentajes pueden ser más desfavorables, impactando la cuantía final de la pensión​​.

Jubilación demorada

Los funcionarios del RCP están en desventaja en comparación con los del RGSS en términos del complemento por jubilación demorada. En el RCP, el límite de pensión más incremento por demora es el haber regulador, mientras que en el RGSS es la base máxima de cotización anual, ocasionando un importe superior para los cotizantes del RGSS​​.

La pensión de clases pasivas en extinción

El RCP está en vías de extinción debido a que los empleados que ingresaron antes del 1 de enero de 2011 se están retirando. Esto significa que los trabajadores públicos ingresados a partir de esa fecha deben trabajar más años y recibir prestaciones de menor cuantía, integrados al RGSS. La progresiva desaparición de este régimen marca un cambio significativo en las condiciones de trabajo y jubilación para los funcionarios públicos en España​​.

Por lo tanto, los trabajadores que actualmente se encuentran en el RCP deben estar atentos a los cambios y buscar asesoramiento especializado para entender cómo estas transformaciones afectarán sus planes de jubilación. Es crucial para ellos informarse y planificar adecuadamente, teniendo en cuenta el nuevo contexto y las opciones disponibles dentro del sistema de Seguridad Social. La consulta con abogados especializados en derecho laboral y de pensiones es recomendable para tomar decisiones informadas y adaptarse a los cambios que se avecinan​.

Ahora puedes conseguir una mejor pensión gracias a la renta vitalicia inmobiliaria de Vittalias. Vende tu domicilio, pero sigue viviendo en él mientras recibes una cuota económica mensual. Si tienes dudas, en Vittalias tenemos a tu disposición un equipo profesional que estará encantado de atenderte y ayudarte a calcular la renta vitalicia.


Referencias consultadas para realizar el artículo:

https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=243212

https://revistasonline.inap.es/index.php/DA/article/view/1073

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Posts relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.