Barcelona 93 218 26 54 - Madrid 91 827 03 29 - Santander 942 76 03 61

¿Es hipotecable la nuda propiedad?¿Y el usufructo? 

Sobre la nuda propiedad y la hipoteca

La nuda propiedad es la posesión, en este caso, de una vivienda sin el derecho a uso y disfrute del cual se beneficia el usufructuario.

Al no ser una propiedad en pleno dominio, donde se reúne la nuda propiedad y el usufructo, conlleva un tratamiento jurídico especial que otorga la posibilidad o no de enajenación, traspaso… o en el caso que nos ocupa hoy, la posibilidad de hipoteca.

Y es que ¿es posible hipotecar la nuda propiedad? La respuesta es simple, tal y como dicta la ley ‘El nudo propietario, está facultado para hipotecar su nuda propiedad’. Eso sí, con algunas particularidades. Te contamos todo a continuación.

El marco normativo

La Ley Hipotecaria en su artículo 107 lo permite:‘ El nudo propietario, está facultado para hipotecar su nuda propiedad, con la particularidad de que, al ejecutarse la hipoteca, el adjudicatario adquirirá esa nuda propiedad, con la subsistencia del usufructo que la gravase hasta la extinción de éste’.

Así, la obtención de la hipoteca incluye el usufructo, y finaliza hasta la extinción del mismo

Pero ¿Cuánto dura el usufructo? Puede ser pactado por un periodo determinado o hasta el fallecimiento del usufructuario.Una vez el titular fallece, la vivienda pasa a ser propiedad del ente que compró el inmueble con nuda propiedad. Esto se denomina adquisición del ‘Pleno dominio’.

La particularidad de esta hipoteca es que no grava el inmueble en su conjunto, tan solo la parte en la que se desdobla la nuda propiedad.

Ahora, sabiendo que el nudo propietario sí puede hipotecar la vivienda, la siguiente cuestión será si el usufructuario puede hipotecar su parte de la propiedad, esto es, al derecho de uso y disfrute.

Usufructo e hipoteca

Tal y como establece el artículo 2439 del Código Civil: ‘No podrá constituir hipoteca sobre sus bienes sino la persona que sea capaz de enajenarlos, y con los requisitos necesarios para su enajenación.Pueden obligarse hipotecariamente los bienes propios para la seguridad de una obligación ajena; pero no habrá acción personal contra el dueño, si éste no se ha sometido expresamente a ella”.

En otras palabras, el usufructuario, al no ser propietario, no tiene el derecho de enajenación y, por lo tanto de hipotecar su usufructo.

Aunque por otro lado sí, puede constituir una figura denominada hipoteca limitada, donde los términos de la hipoteca se encuentran limitados como el derecho del usufructuario, y se extiende dentro de estos límites.

  • ¿Hasta cuándo dura la hipoteca del usufructo?La hipoteca se prolonga entonces el tiempo que dure el derecho al uso y disfrute de la vivienda.

En definitiva,sí es posible hipotecar la vivienda para el nudo propietario, teniendo en cuenta que la propiedad es nuda sin el derecho de adquisición del disfrute; el cual se encuentra en manos del usufructuario. Una vez termina entonces el usufructo, sí es posible adquirir el pleno dominio de la vivienda.

Por otro lado, el usufructo puede hipotecar su parte, sin embargo, tan solo durará el tiempo que dure usufructo.


RENTA VITALICIA A CAMBIO DE LA CESIÓN DE LA NUDA PROPIEDAD

Como puedes ver, la posesión de tu vivienda presenta varios escenarios diferentes. Esta facultad de desdoblar el pleno dominio puede ayudarte a obtener unos beneficios y es que la nuda propiedad puede cederse a través de sistemas como Vittalias, y recibir a cambio una renta vitalicia mientras se disfruta de la vivienda.

Puedes seguir viviendo en tu casa y recibir a cambio una renta de por vida a través de  la renta vitalicia que te permite obtener ingresos complementarios a la pensión para que sigas disfrutando de la vida en el maravilloso periodo de la jubilación.

Vittalias, 30 años al servicio de la tercera edad.

Artículos relacionados

Deja un comentario