Vittalias

Hiporexia | ¿Qué hacer cuándo un anciano no quiere comer?

Que hacer cuando un anciano no quiere comer

Hiporexia, una causa común y difícil para los más allegados 

Los trastornos alimentarios pueden presentarse en cualquier etapa de la vida. Sin embargo, es bastante frecuente la falta de apetito en ancianos, lo que está vinculado con la hiporexia. Por ello es muy importante entender por qué un anciano no quiere comer y, aún más importante, qué hacer cuando un anciano no quiere comer. 

Hiporexia; falta de apetito en ancianos

La hiporexia es la pérdida parcial del apetito y es un estadio que puede anteceder a la anorexia, que es la pérdida total del mismo. Esta condición se presenta en mayor o menor grado en los ancianos, afectando severamente su vitalidad.

Se calcula que en España unas 8 millones de personas se ven afectadas por la falta de apetito en ancianos, que a su vez abarca a otros tantos que se dedican a sus cuidados y que deben saber qué hacer cuando un anciano no quiere comer.

Causas de porqué un anciano no quiere comer 

La hiporexia puede aglutinar un gran abanico de causas, según si existe enfermedad fisiológica o algún tipo de estado mental o anímico. Lo primero es entender que no es un simple capricho y pueden existir razones fisiológicas que justifican por qué un anciano no quiere comer.

Veamos a continuación algunas de estas posibles causas para luego saber qué hacer cuándo un anciano no quiere comer:

¿Qué hacer cuándo un anciano no quiere comer? 

Lo has intentado todo para que ese familiar o allegado pueda comer, y llegas a la gran pregunta: ¿qué hacer cuándo un anciano no quiere comer? A continuación te damos algunas claves de acciones a seguir: 

Consejos para la pérdida de apetito en ancianos

Además de contar con una dieta saludable para ancianos, el factor anímico o psicológico juega a veces un papel fundamental en esta situación de pérdida de apetito por periodos prolongados.

Esto provoca gran angustia en familiares o en las personas que están al cuidado del adulto mayor, quien ve perder buena parte de su energía muy rápidamente.

En este caso es muy recomendable propiciar encuentros con otros adultos que sean contemporáneos y que hacen vida social en los centros especializados para estos fines.

Allí son capaces de compartir, jugar y participar en actividades que los motiven a salir de ese marasmo que a veces conduce sin remedio a depresiones. 

Darle un sentido a estos últimos años de vida será crucial para promover el apetito y, con ello, la recuperación de la vitalidad. Insistir a que asista a estos centros para adultos mayores es muy recomendable.

Y para complementar estos momentos de distracción, se puede incluir en la dieta un jarabe para abrir el apetito de ancianos, siempre considerando la opinión del médico de cabecera.

Cómo dar de comer a un anciano que no quiere

Dar de comer a un anciano es todo un reto cuando no está dispuesto a cooperar y rechaza lo que se le ofrece. El ingrediente principal es la paciencia. Hay que entender que es un trabajo de inteligencia que hay que abordar con mucho tacto.

Se debe ser capaz de persuadir al anciano que necesita ingerir lo que tiene al frente (que debe responder a una dieta saludable para ancianos) y que no se le dará más de lo que desea. Bajo esa premisa se puede estirar la ración en bocados muy pequeños, de forma que lo consuma casi sin darse cuenta mientras se conversa sobre algo que resulte sumamente agradable y que desvíe la atención sobre la comida.

Esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero es un camino a seguir para saber qué hacer cuando un anciano no quiere comer. Si nos fijamos bien, es una estrategia muy parecida a la usamos al alimentar a bebés que también sienten rechazo por ciertos alimentos.

Recordar y aplicar estas técnicas será también efectivo, aunque habrá que tomar en cuenta que los adultos tenemos más recorrido que un niño, por lo que hay que adecuar el lenguaje y la dialéctica.

De cualquier manera, hay que ser capaz de crear esa magia que produzca resultados.

Esperamos que algunas de estas pautas te puedan ayudar a mitigar esta frustrante situación. Con un poco de consejo médico y paciencia, la hiporexia tiene solución. 


*¿Te encuentras cerca de la jubilación y te planteas cómo obtener una mejor pensión? Descubre nuestra renta vitalicia, donde puedes vender tu casa, seguir viviendo en ella de por vida y tener una pensión mensual extra para que vivas como siempre habías soñado. Conoce ahora mismo el valor de tu renta vitalicia gracias a la calculadora gratuita de rentas vitalicias   

Vittalias, 30 años al servicio de la tercera edad 

ÚLTIMAS ENTRADAS


Salir de la versión móvil