Barcelona 93 218 26 54 - Madrid 91 827 03 29 - Santander 942 76 03 61

Para pensionistas: Ayudas del Gobierno de las que te puedes beneficiar 

Aunque el sistema público de pensiones español sigue sin dar respuesta a la realidad económica de la población jubilada (cuya pensión media no supera los 932 € y es el único sustento de familias enteras); sí que existen ciertas ayudas estatales que pueden dar un respiro y subvencionar el pago del alquiler, los suministros o incluso los centros de día.

¿Quieres conocer las ayudas y prestaciones públicas para jubilados? Hoy en Vittalias te contamos las más importantes y esperamos, de paso, que te puedas beneficiar de alguna de ellas. No te lo pierdas.


**¿Te encuentras cerca de la jubilación y te planteas cómo obtener una mejor pensión? Descubre nuestra renta vitalicia, donde puedes vender tu casa, seguir viviendo en ella de por vida y tener una pensión mensual extra para que vivas como siempre habías soñado. 


Ayudas y prestaciones para jubilados

Ayudas al alquiler para jubilados

Forma parte del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 y están destinadas a mayores de 65 años que viven de alquiler. Recientemente incluía también ayudas para la reforma y adaptación de la vivienda, aunque finalmente se ha desestimado.

Centros de día para todos

Cada comunidad autónoma cuenta con ayudas propias para la subvención de actividades en centros de día: ya sean culturales, deportivas o artísticas, de esta manera se promueve la integración social y la convivencia.

Viajes del Imserso

Seguramente ya has escuchado hablar de este programa de ocio y turismo que promueve actividades de ocio más económicas para la población jubilada.

Conoce más aquí  

 Residencias accesibles

Cada Comunidad Autónoma ofrece ayudas paras los pensionistas que necesitan ayuda externa y no pueden valerse por sí mismos. Desde residencias, viviendas comunitarias o pisos tutelados, existen diversas opciones.

  Antonio y Ramona, vecinos de Castellbell i El Vilar

Ayudas de asistencia domiciliaria

Destinadas a aquellos pensionistas que quieren seguir viviendo en sus casas pero necesitan ayuda ya sea diaria o esporádica: desde teleasistencia, ayudas personales, servicios domésticos o comida a domicilio.

Casos Específicos

Aunque estas ayudas que te mencionamos más arriba son las más populares, existen otras que se adaptan según el caso específico, ya sea ayuda por discapacidad o beneficiarios de centros estatales del Imserso.

Más información aquí 

Bono Social para los suministros

Es un descuento en la factura de la luz para todas aquellas personas que por situación tengan dificultades para pagar los recibos.

Supone un 25% o un 40% de descuento tanto en el término de energía como en el de potencia, y aunque el bono social necesita mejoras, si cumples con los requisitos, puede suponer una ayuda para llegar a fin de mes. Se solicita directamente en la comercializadora de referencia, la cual gestiona el mercado regulado de la electricidad.

Otras ayudas

Aunque estas son las más conocidas, existen otras que dependen de cada comunidad autónoma, ayuntamiento o municipio y pueden adaptarse a tus necesidades.

Algunas cubren gastos de los suministros, el alquiler, transporte público o abonos para ocio y deporte.

Por ello, nuestra recomendación es que te dirijas a las administraciones municipales y autonómicas de tu ciudad para informarte directamente.

Cuando las ayudas públicas son insuficientes

Si bien estas subvenciones pueden suponer un alivio para afrontar mejor el panorama financiero de las pensiones, es cierto que pueden resultar insuficientes para cumplir con las necesidades de la nueva etapa vital que supone la jubilación, ya sea ayudar a los más allegados, reformar la vivienda o ¿por qué no? hacer ese viaje que siempre habías soñado.

  Juan y Remedios, vecinos del Poble Sec

En este sentido, existen alternativas que rentabilizan el patrimonio inmobiliario tales como la renta vitalicia inmobiliaria, donde puedes seguir viviendo en tu casa de toda la vida y recibir una pensión vitalicia cada mes. Su funcionamiento es casi tan sencillo como un traspaso inmobiliario, aunque formalmente sí que presentan más particularidades.

Esto te permite obtener una segunda pensión para que no tengas que depender de estas ayudas estatales, las cuales son una mínima parte para conseguir la solvencia financiera necesaria en la jubilación.


¿Quieres conocer más sobre la renta vitalicia inmobiliaria y si es la opción que realmente necesitas?  Consulta con nuestro equipo de asistentes sociales y economistas, te guiarán en todo el proceso y a escoger la opción que se ajusta a tus circunstancias y objetivos.

Vittalias, 30 años al servicio de la tercera edad

Artículos relacionados

Deja un comentario