Barcelona 93 218 26 54 - Madrid 91 827 03 29 - Santander 942 76 03 61

Consejos ante la ola de calor

El invierno pasado hablamos de la importancia de mantenerse alejado del frío, debido a las bajas temperaturas con las que tuvimos que convivir este año. Está claro que los extremos son peligrosos, sobre todo para sectores de la población más vulnerables, dónde la edad juega un papel muy importante.

Ahora volvemos a hablar sobre la prevención de la salud en relación a la estación que estamos atravesando. La ola de calor en verano puede ser igual de perjudicial que el frío para las personas mayores, afectando así su vida diaria.

CONSEJOS PARA LA PREVENCIÓN DE RIESGOS ANTE EL CALOR

  1. Vestimenta adecuada. Es importante vestir con ropas anchas, de algodón, que permitan la transpiración; y protegerse la cara con gorra para evitar que los rayos del sol toquen directamente la piel.
  2. Hidratarse. Estamos cansados de escuchar que nos digan que bebamos agua, pero no nos damos cuenta de lo esencial que es hidratar nuestro cuerpo, y qué mejor que hacerlo con la ayuda de los minerales que nos aporta para fortalecer y depurar nuestro organismo.
  3. Pasar menos horas debajo del sol. Nuestro día a día está marcado por distintas actividades como ir a comprar, visitar los centros médicos, cuidar de nuestros nietos o familiares…en las cuales hay que salir a la calle. Con este consejo no nos referimos a no salir, sino a evitar las horas con más calor. Podemos posponer muchas de estas actividades hasta la tarde o puede que incluso adelantarlas a primera hora de la mañana, cuando el sol aún no calienta demasiado.
  4. Hogar fresco. Hay que aprovechar las horas en las que el sol va bajando y durante la noche para refrescar la casa, con el ejercicio también de bajar un poco las persianas por la mañana para evitar que el calor entre y caliente toda la vivienda.
  5. Medicamentos. Algunos medicamentos interaccionan de manera perjudicial con el calor, proporcionando efectos adversos dónde la temperatura corporal aumenta significativamente. Es por eso que es importante hablar con el equipo médico para informarse de cuáles son aquellos que pueden afectar dichas interacciones y tratar de bajar o cambiar su dosis.
  6. Cambio en la alimentación. Hay personas que tienen la costumbre de comer denso en las comidas del día, sobre todo en las principales, como son el desayuno, la comida a mediodía y la cena. Durante la época veraniega es fundamental reducir aquellos alimentos que nos llenan mucho y optar por aquellos más frescos y ligeros, como las verduras y las frutas, las cuales aportan una gran cantidad de beneficios para nuestra salud y mantenernos fuertes e hidratados, por el agua que contienen.
  Medios de comunicación: Vittalias, del grupo G4T, lanza una campaña para explicar las ventajas de la renta vitalicia

¡Esperamos que estos consejos os sean útiles para pasar un verano agradable, aprovechando las salidas a la playa y la piscina para darse un baño y refrescarse!

Deja un comentario